Claves para no quedarse atrás en transformación digital y favorecer la evolución empresarial

Todos los contextos de cambio y disrupción son contextos de oportunidad para consolidar ventajas competitivas, las cuales, más que asegurar la supervivencia, pueden impulsar la evolución empresarial.

 

 

Según un estudio sobre el ecosistema digital en España, el 82% de los directivos españoles considera que la transformación digital está afectando de manera total o significativa a sus empresas. Concretamente, los directivos de empresas españolas consideran que la transformación digital está promoviendo cambios profundos en tres pilares básicos:

  1. La infraestructura tecnológica. En especial todo lo relacionado con la gestión de datos y la automatización de procesos.
  2. El modelo organizativo. La necesidad de nuevas competencias y formas de gobernanza domina el panorama.
  3. El modelo de negocio. La transformación digital implica cambios sustanciales en las dinámicas mismas de generación de valor.

Por tanto, cuando hablamos de transformación digital, hablamos de cambios que comprometen los cimientos mismos de toda empresa: operatividad, eficiencia y rentabilidad. Se trata, en suma, de cambios determinantes para la cuestión más crucial de todas: la supervivencia.

Llegados a este punto, conviene recordar una de las máximas originales del pensamiento evolutivo: “No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, tampoco la más inteligente, sino la que mejor se adapta al cambio”.

Y la verdad es que algo sobre adaptación al cambio sabemos en ADERAL, al haber surgido en uno de los sectores —el de la creatividad y la publicidad— más disruptivos en las últimas décadas. De hecho, al observar 30 años de historia, es posible afirmar que la adaptación al cambio está en nuestro ADN.

Sabemos, por tanto, que cualquier momento de transformación es una oportunidad para mejorar. En otras palabras: que todos los contextos de cambio y disrupción son contextos de oportunidad para consolidar ventajas competitivas, las cuales, más que asegurar la supervivencia, pueden impulsar la evolución empresarial.

Claves de transformación digital

Una revisión bibliográfica no demasiado exhaustiva revela una gran cantidad de estudios y libros que examinan ampliamente las claves de la transformación digital. Los enfoques son diversos, extensos y en ocasiones contradictorios. Sin embargo, podemos condensar una síntesis veraz y útil con tres palabras: Tecnología, Estrategia y Personas.

TECNOLOGÍA

Cuanto antes una empresa logre comprender, integrar y aprovechar las tecnologías disruptivas que están transformando el mundo tal y como lo conocemos hoy, mayores serán sus oportunidades de éxito y evolución en el futuro próximo. Nos referimos principalmente al Internet de las Cosas (IoT), al Big Data y a la Inteligencia Artificial (AI). Por su cuenta, cada una de estas tecnologías está ofreciendo sorprendentes aplicaciones en todos las industrias y sectores; combinadas, pronto nos irán descubriendo un mundo de posibilidades y oportunidades inimaginables en todos los ámbitos de la vida y el trabajo.

ESTRATEGIA

Pero de nada sirven las tecnologías más avanzadas si no contamos con una orientación estratégica claramente definida para potenciar la naturaleza y los objetivos de nuestra propia empresa. Esta estrategia tiene que ver con el enfoque particular a la hora de elegir, implementar y aprovechar dichas tecnologías, por lo que requiere al menos de una etapa suficiente de planificación (esto es algo que en principio parece obvio, pero que a menudo vemos cómo se pasa por alto).

PERSONAS

Hasta aquí hemos descrito la transformación digital como un proceso que deben afrontar las organizaciones. Pero lo cierto es que, en esencia, tiene que ver mucho más con las personas, pues son estas quienes ponen en marcha las tecnologías y quienes idean las estrategias. Quienes fijan y cumplen objetivos. Quienes asumen transformarse a sí mismas, a sus empresas y sus sociedades.

Pero no nos engañemos. El paradigma actual de transformación digital dejará atrás a muchas empresas con infraestructuras y modelos estancados que no encontrarán lugar. Para no estar entre estas, tendremos que invertir tiempo y recursos en combinaciones a medida de tecnología, estrategia y personas; cuestiones sobre las que, precisamente, seguiremos profundizando en este blog.

Por último, solo mencionar de momento algunos de los imperativos del contexto actual que, consideramos, son a la vez nuevas oportunidades de evolución empresarial: